6 puntos para mejorar la gestión financiera de tu empresa

Creo que todo empresario estará de acuerdo con que tener un buen producto y vender mucho, no garantiza el éxito de la compañía. Dejando de lado las cosas más evidentes, pues esta claro que hay que vender con suficiente margen, veamos algunos puntos para mejorar la gestión financiera de tu empresa.

1. Mejora el ciclo de caja, intenta financiar a tus clientes el mínimo posible.

Como dice un buen amigo mío también empresario, lo importante no es cobrar, sino cobrar a tiempo.

Debes intentar que las condiciones de pago a tus proveedores sean mejores que las condiciones de pago de tus clientes. Así reducirás las tensiones de caja derivadas de que ya has pagado al proveedor, pero el cliente al que le has vendido aún tardará meses en pagarte. Un cliente no es problema, pero si te entran muchos pedidos de golpe, si puede créate dolores de cabeza.

2. Gestiona los impagos desde el primer momento. No basta con vender, hay que cobrar.

He tenido clientes que tenían pudor a reclamar el pago de una factura pocos días después de su vencimiento. Esto es un gran error, creo fruto de la idea extendida de que está feo reclamar una deuda.

En esto estoy totalmente en desacuerdo, si tu has prestado un servicio o vendido un algo, lo que es ‘feo’ es que no se te page por ello, o se retrasen el pago.

Hay que reclamar la deuda el mismo día que vence educadamente, pero sin pudor. Recuerda que quien ha incumplido el acuerdo es el deudor, no tu.

3. Haz previsiones de tesorería con frecuencia y centraliza sus decisiones

No es importante acertar al 100% en las previsiones, pero si es clave tener claro el estado de nuestra tesorería en el corto, medio y largo plazo para evitar tensiones de tesorería, que nos lleven a buscar ayudas desesperadas en los bancos.

4. Mantén un número de entidades acorde al tamaño de tu negocio.

Si quieres trabajar bien con el banco, y que te de facilidades cuando las necesitas debes resultarle atractivo, y la forma de serlo es dándole negocio. Por ejemplo, usando sus líneas de crédito, pagando con sus tarjetas, etc.

Si no puedes dar suficiente negocio a todos tus bancos, es momento de concentrar. Reduce el número de banco de manera que puedas dar más negocio a lo que queden, y así resultar más atractivo. Esto te dará más poder de negociación, y será más fácil encontrar ayuda cuando la necesites.

5. Gestiona adecuadamente los clientes y/o proveedores con una divisa diferente a la tuya.

Si tienes recibes pagos y/o compras en otras divisas tienes dos opciones dependiendo que puedes combinar. Si es una operación puntual, es buena idea utilizar un seguro de cambio para evitar la fluctuación del cambio de divisa.

Si operas a menudo, puede ser una buena opción tener cuentas bancarias en las divisas que operas. Así te ahorraras cambios de moneda en cada operación.

6. Rentabiliza el excedente de caja, no dejes el dinero dormir.

Si tienes excedente de caja y además tienes una buena previsión de tesorería, estas en buena posición para rentabilizar tu dinero y sacar algo de rentabilidad de él.

Hay dos cosas importantes a tener presente a la hora de invertir:

La primera es que el tipo de inversión que realices debe encajar con los flujos de caja para no tener sorpresas. Y la segunda, debes buscar los productos más beneficiosos desde el punto de vista fiscal, por ejemplo una Unit Linked o SICAV pueden darte ventajas fiscales.

Si sabes de otros puntos de mejora o conoces cómo mejorar los que expongo, déjanos un comentario más abajo.

Sergi Torrens / EFA

Leave a Reply